Y entonces, cae como un jarro de agua fría saber que hay peligros más grandes que el no saber explicar que quieres.

Hay cosas que quieres que finalicen sin saber bien cuándo empezaron.
Hay guerras más difíciles que esas en son de pan en tus trincheras
Hay guerras.
Duras.

Crueles

Y solitarias.
Porque mis fantasmas ya no llevan tu nombre.

 

Pero susurran que se llaman Celia

Share Button